Cuáles son los diferentes tipos de control de plagas de insectos

Cuando se trata de control de insectos, hay dos estrategias principales que se emplean. Una es el exterminio de insectos, por lo general mediante el uso de pesticidas químicos, venenos o trampas.

Cuáles son los diferentes tipos de control de plagas de insectos

En la otra, se utilizan otros repelentes de insectos, como la creación de campos eléctricos. Esta es una opción para las personas que no les gustan los productos químicos que pueden ser peligrosos para los humanos y mascotas.

Entre los tipos de control de insectos, es importante encontrar una técnica de pulverización o fumigación que trabaje para la situación particular. Mientras que la mayoría mueren rápidamente, otros son más resistentes.

La fumigación es también una posibilidad. En ésta se utiliza un gas para matar a los insectos. También puede tener propiedades residuales, por lo que puede seguir matando durante semanas o meses en el futuro. Una forma de fumigación es la fumigación con tienda. Cubrir una casa con una tienda o carpa permite que el humo penetre más a fondo en la casa y es especialmente útil en el tratamiento de los insectos que comen madera, como las termitas. En cambio, existen otros tipos de insectos, que pueden no responder bien esta técnica de control de plagas.

El veneno para insectos es otra opción para el control de plagas. Se deben plantar cebos con veneno . Los bichos ingerirán el veneno pensando que es comida y morirán. El veneno es un tipo de control de plagas muy utilizado para personas que tienen problemas de hormigas, ya que tienden a comer una variedad de sustancias y morir muy fácilmente. También, porque las hormigas se llevan comida a la colonia y éste acaba matando tanto a las hormigas que no se ven, como a las que sí se ven.

Tipos de control de plagas de insectos

Si decides llevar a cabo una pulverización o fumigación tú mismo, debes tener cuidado en evitar cualquier situación peligrosa. La cocina suele ser una zona muy atractiva para los insectos, por lo que a veces, debes emplear algunos métodos de control de plagas en la cocina que podrían ser peligrosos. Por eso, debes asegurarte de que los pesticidas y otros productos químicos no entran en contacto con los alimentos o las superficies dónde manejas alimentos. Todas las superficies de los alimentos deben lavarse minuciosamente después de la pulverización en la cocina o no se deben pulverizar directamente.