Cómo puedo controlar las plagas de roedores de madriguera

Hay varios métodos disponibles para el control de plagas de roedores de madriguera. Estos incluyen trampas, venenos para ratas, control de alimentos, repelentes y exclusión. Los usuarios de estos métodos deberían considerar el tipo de medida de control de plagas que mejor se adapte a sus necesidades y deben estar más atentos cuando se enfrentan a los animales vivos.

Cómo puedo controlar las plagas de roedores de madriguera

Existen varios tipos de roedores, como ratas o ratones, marmotas, topos, tejones y ardillas, que pueden esconderse en los sótanos o incluso en las paredes de las viviendas humanas. Una vez dentro de estas áreas, los animales pueden dañar el aislamiento, tuberías, cableado y la estructura básica de un edificio. También alteran frecuentemente las zonas agrícolas o de jardinería. Los túneles creados por los roedores de madriguera se encuentra visibles como grupos de montículos o crestas.

Uno de los medios principales de control de roedores son las trampas. Las trampa para roedores capturarán y a veces, matarán a un animal problemático. Muchas variedades de trampas pueden ser compradas o hechas a mano. La mayoría de los tipos implican un click que se activa cuando el animal entra en la trampa. Por lo general, se debe atraer a los animales a las trampa con algún tipo de cebo como por ejemplo, alimentos . Las trampas deben estar estratégicamente situadas cerca de la madriguera del roedor.

Los venenos también pueden resultar útiles para el control de plagas de roedores. La estricnina, clorofacinona y fosfuro de zinc son algunos de los venenos para roedores que se utilizan más comúnmente en el control de plagas de roedores de madriguera. El veneno, al igual que las trampas, se debe colocar en o cerca de las madrigueras.

Para algunos roedores como los ratones de campo, la comida es el objetivo principal. Por lo tanto, limitar el suministro de alimentos, probablemente reducirá sus hábitos molestos. En los casos de animales de madriguera de jardín, esto se puede lograr mediante la aplicación de insecticidas a la comida. Esta sustancia química mata a insectos pequeños que sirven como fuente primaria de alimento de muchos roedores.

Hay repelentes disponibles para detener a los roedores de madriguera. Por ejemplo, las bolas de naftalina colocadas en la apertura de un túnel utilizado con frecuencia pueden desalentarlos. Algunos minoristas también ofrecen repelentes que emiten un impulso electrónico para disuadir a diferentes tipos de plagas de roedores.

Tal vez el repelente más eficaz contra los roedores sea la exclusión de roedores o la revisión de un edificio contra la entrada de roedores durante la construcción. El uso de materiales de construcción duraderos y el cierre de los orificios o aberturas potencialmente problemáticas son los objetivos principales de la exclusión de roedores. Estos pasos también pueden resultar útiles para el propietario de un edificio.

Eliminar plagas de ratas, ratones, marmotas, topos, tejones y ardillas

Los medios más eficaces para el control de plagas de roedores de madriguera a menudo dependen de la naturaleza de la infestación y de los deseos de la persona. Por ejemplo, un individuo puede tener reservas acerca de matar al animal, por lo que el veneno y las trampas diseñadas para matar, no serán una opción preferida. El veneno también puede no ser deseable si el roedor ha excavado en un espacio confinado y apretado, ya que dicho roedor puede morir en su madriguera y emitir un olor fuerte hasta que se descomponga por completo. El veneno para ratas o roedores también puede resultar peligroso para las mascotas o los niños pequeños.

Siempre hay que tener cuidado cuando un roedor vivo está presente. Los animales de dientes afilados pueden morder y transmitir enfermedades o infecciones. Si la infestación de roedores de madriguera persiste, se debe contactar a un profesional certificado como un exterminador. Los ratones y las ratas, en particular, se reproducen rápidamente y crean varios túneles, por lo que su control puede ser especialmente difícil.